Around Articles Columns Editorial Hispanic Apostolate Letters Opportunities Profile ShorTakes

6 de julio de 2015 | Volumen 90, Número 18

HISPANIC MINISTRY

Escuchar nuestro corazón para encontrar a Cristo

“Con toda diligencia guarda tu corazón, porque de él brotan los manantiales de la vida” (Proverbios 4:23). “Os daré un corazón nuevo, y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne” (Ezequiel 36:26). "Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí" (Salmos 51:10). “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios" (Mateo 5:8). "Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón" (Hebreos 4:12). "Fíate de Dios de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia" (Proverbios 3:5). "Cercano está Dios a los quebrantados de corazón; y salva a los contritos de espíritu" (Salmos 34:18). "Pero por tu dureza y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la revelación del justo juicio de Dios" (Romanos 2:5). "Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias" (Mateo 15:19). Desde los libros del Antiguo Testamento hasta las cartas de Pablo, el énfasis sobre el poder del corazón cae precisamente en medio de todo lo que es importante al Señor. Curiosamente, nuestra sociedad tiene la tendencia de hacer lo contrario. El enfoque sobre el racionalismo total está haciendo una metástasis escalofriante con la juventud de hoy. La práctica espiritual de consultar el corazón, en todo tipo de decisiones, se ha transformado en un reto imposible. La sociedad apoya más a la persona que sigue su lógica en vez de su corazón. El éxito se basa en lo bello de lo adquirido materialmente y el progreso del desarrollo mental. Entonces, si sabemos que el Señor se empeña en ampliar repetidamente una tesis profunda sobre el corazón, como cristianos ¿por qué nos es difícil seguirlo en las diferentes situaciones que surgen diariamente?

Primeramente, en el momento de darnos cuenta que nuestros corazones están desatendidos, perdonarnos es lo esencial. El perdón, realmente tiene sentido, es la respiración suave que nos trae a la vida de nuevo. Quebrantado, duro, malo o lleno de ira, hasta el peor de personas le late el corazón. Aunque es verdad lo que dice San Agustín, “la soberbia no es grandeza, sino hinchazón; y lo que está hinchado parece grande, pero no está sano.” Si el corazón sólo vive para destruir la paz, entonces no está limpio pero más importante, no está muerto. El perdón asegura que la muerte del corazón no llegue porque sirve como un puente para la reconciliación con sí mismo y los demás. Después de reconocer estos detalles, solo queda una frase que encapsula todo lo que hemos aprendido sobre los misterios de Jesús: la importancia de la mente, en lo absoluto, es tratar y racionalizar el mundo físico mientras el corazón, en lo absoluto, mide y siente el mundo invisible. Es decir, el Señor Jesús, el Verbo Divino en carne, se hizo físico para que podamos presenciar lo invisible escondido en nuestros corazones. El entendimiento es que la naturaleza corporal ya no existe sólo por sus propios meritos sino por la existencia de Dios manifestado en el equilibrio de nuestro ser como persona completa en Cristo.

Observando esta realidad metafísica de nuestra fusión de mente y corazón en Cristo, nuestra sociedad de hoy carece de una enfermedad espiritual. La desaparición de lo invisible, en su totalidad, es una amenaza que se desempeña cada día más y más. Los diálogos largos por escrito de los teólogos y maestros de nuestra Iglesia están siendo remplazados con artículos científicos. El rumbo sobre el desarrollo mental se está volviendo como un Dios en sí mismo. Como consecuencia, la sabiduría divina se ha vuelto incógnita y se está siendo más irrelevante. Entonces, ¿por qué nos es difícil seguir nuestro corazón cotidianamente? Por esa misma razón: el ser como Cristo sin tener, como fundamento, la sustancia necesaria para desenvolvernos como personas completas, es como querer ser abogado sin el estudio. Es como dar cátedra sin ser elocuente. Es como ser discípulo o discípula de Dios sin conocer a Cristo. Es esencial preservar el balance de corazón y mente. Como científicos de lo invisible, nosotros somos afirmaciones íntimas de la cara de Jesús al mundo físico.

 

Grupo graduado de Dayton-Grupo Kerigma de las parroquias
    Incarnation, Charlosville, y Blessed Sacrament, Harrisonburg.

Grupo graduado de Dayton-Grupo Kerigma de las parroquias Incarnation, Charlosville, y Blessed Sacrament, Harrisonburg.

Formación permanente para nuestros ministros y catequistas

Aveces nos preguntamos por qué se necesita una formación permanente o continua para servir en algún ministerio de nuestra parroquia. Muchos piensan que con sólo venir al entrenamiento diocesano es suficiente para servir al Señor. Sin embargo, es muy importante estar en una formación constante porque siempre hay algo nuevo que aprender sobre la doctrina de la Iglesia. Como también es importante para quien ejerce el liderazgo estar en una actitud de aprendizaje continuo porque siempre hay algo que aprender no sólo a nivel personal sino también de quien nos rodea. En fin, toda nuestra vida es un aprendizaje constante.

Hace dos años ofrecimos a nuestros ministros y catequistas emprender una nueva aventura más disciplinaria para entender y conocer mejor las enseñanzas de nuestra doctrina católica. La oficina del ministerio hispano les propuso entonces a los ministros y catequistas iniciar el certificado en español de catequesis en línea por la universidad de Dayton. Fue toda una audacia porque muchos no sabían ni usar una computadora pero con deseos de servir al Señor, con voluntad, apoyo de otros compañeros y con la ayuda de nuestro Señor se pudo superar todo desafío.

Gracias a la campaña diocesana, “Diocesan Appeal,” que apoyó y sigue apoyando este proyecto, con becas parciales, de formar a nuestros ministros y catequistas hispanos en una formación más académica y sistemática todos consiguieron terminar su certificado de dos años de duración.

Desde esta página queremos felicitar a todos aquellos que terminaron y animar a aquellos que siguieron su ejemplo y siguen estudiando en línea a través de la universidad de Dayton para ofrecer mejor calidad y conocimiento a quienes servimos.

NivelCursos que ofrece la universidad de Dayton por dos años de formación continua. Cada curso son de cinco semanas con un descanso de dos semanas entre cursos. Gracias al apoyo de la campaña diocesana la oficina del ministerio hispano puede seguir apoyando a todos los ministros y catequistas que deseen tomar este certificado u otros que la universidad ofrece. Para más información visitar: https://vlcff.udayton.edu/certificates/.

 

Horario de misas en español
Ciudad Parroquia Teléfono Hora
Bristol St. Anne 276.669.8200 domingo 2:00 pm
Charlottesville Church of the Incarnation 434.973.4381 domingo 1:30 pm
Christiansburg Holy Spirit 540.921.3547 domingo 1:00 pm
Clarksville St. Catherine of Siena 434.374.8408 domingo 1:00 pm
Danville Sacred Heart 434.792.9456 domingo 11:30 am
Hampton St. Joseph 757.851.8800 domingo 2:00 pm
Harrisonburg Blessed Sacrament 540.434.4341 domingo 1:00 pm y jueves 7:00 pm
Lovingston St. Mary 434.263.8509 domingo 11:30 am
Lynchburg Holy Cross 434.846.5245 domingo 2:00 pm
Marion St. John 273.783.7282 domingo 1:30 pm
Martinsville St. Joseph 276.638.4779 domingo 11:45 pm
Newport News Our Lady of Mount Carmel 757.595.0385 domingo 2:00 y jueves 6:30 pm
Norfolk Holy Trinity 757.480.3433 domingo 1:00 pm
Onley St. Peter the Apostle 757.787.4592 domingo 12:30 pm
Prince George Church of the Sacred Heart 804.732.3685 domingo 1:00 pm
Portsmouth Holy Angels 757.485.2142 domingo 1:30 pm
Richmond Area Sacred Heart
St. Augustine
Our Lady of Lourdes
St. John (Highland Springs)
804.232.8964 804.275.7962 804.262.7315
804.737.8028
domingo 11:00 am, 1:00 pm y 5:00 pm
domingo 1:00 pm y 6:00 pm
domingo 1:00 pm
domingo 12:15 pm
Roanoke St. Gerard 540.343.7744 domingo 12:15 pm
South Hill Good Shepherd 434.447.3622 sábado 7:15 pm
Tappahannock St. Timothy 804.443.2760 domingo 12:00 pm
Virginia Beach St. Gergory
St. Luke
757.497.8330 757.427.5776 sábado 7:30 pm
domingo 12:00 pm
Wiliamsburg St. Bede 276.229.3631 domingo 2:00 pm
Woodlawn St Joseph 276.236.7814 domingo 2:30 pm, no hay misa en español el primer domingo del mes.


para regresar al principio de la página »